Ya es 11M en España

También yo estaba aquí aquel 11M.  Íbamos en el coche a trabajar en su coche el compañero (y sin embargo novelista) José Francisco y un servidor de ustedes.  Al principio la premura y la inverosimilitud de los datos no dejaban claro qué estaba pasando exactamente.  En España estamos acostumbrados a cosas parecidas, pero el modo, el lugar y la intensidad no cuadraban con lo que habíamos vivido hasta entonces.

 

Luego nos conmovimos con la capacidad de respuesta del pueblo y de los trabajadores.  La solidaridad nacional con Madrid fue incuestionable.  La falta de reacciones xenófobas también.  ¿Cómo se va a volver contra el mundo árabe un país plagado de minaretes, alhambras, mezquitas y topónimos y palabras que empiezan por al-? 

 

Ante la premura de las elecciones el gobierno quiso dar un golpe de efecto propagandístico y le salió el tiro por la culata.  La rabia de la gente acabó canalizándose hacia calle Génova.  Las imágenes de las vías y los cadáveres produjeron tristeza, estupor y rabia.  Las del ministro insistentemente mentiroso, indignación y vergüenza.

 

Pero sobrevivimos a aquello, como nuestros abuelos hicieron a tres años de masacre sangrienta.   Espero que sirva de algo para los que suponen que el personal es imbécil y que sale a cuenta hacer de mamporrero de los poderosos.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0